Forestal

La explotación petrolera desde el año 1960 hasta la fecha se ha convertido en la detonante de una  incontrolada  apertura  de kilómetros de líneas sísmicas, apertura de carreteras, caminos,  construcción de plataformas y campamentos que se orientaron a la búsqueda y explotación de petróleo.  Desde esa época a la actualidad, se ha generado un descontrolado proceso de desforestación directa. A pesar de la incorporación de nuevas tecnologías para la exploración y explotación petrolera,  a través de  plataformas multi-pozos, trochas  para sísmica y penetración  que  han reducido las extensiones deforestadas,  todavía son muy considerables sus efectos sobre la deforestación, pues a ello se ha sumado el incremento de los asentamientos humanos de colonos que han migrado y  establecido  en la zona, por la generación de empleo que ofertan estas empresas. 

355.png

Otra de las causas de la deforestación es la tala indiscriminada de los bosques, tarea que las grandes empresas llevan a efecto con equipos y maquinarias como sucede en la comuna Huayusa, en donde mediante convenio entre la comunidad y la empresa sin nombre y los respectivos permisos de entidades como el MAE y MAGAP están explotando el bosque nativo con una proyección de tala de 180 ha.

En otras comunidades como San Antonio, Atacapi, Rumipamba, Quichua Lumucha, Lumucha y todas las comunidades que están ubicadas por la ribera del río Coca, explotan la madera con fines económicos pero de una manera tradicional (selectiva).

356.png

0082653
1957
82653